Variedades de sillas de barbería y su evolución a lo largo del tiempo

Seguramente, sepas reconocer al instante el aspecto de cualquier barbería. Estos negocios, pese a que se han renovado muchísimo en los últimos años, lo cierto es que han sabido adaptarse sin perder su esencia ni su aspecto rústico. Estas peluquerías especializadas en cortes de pelo y de barba para hombre suelen disponer de un tipo de mobiliario muy específico, como los tocadores con cajones, puertas y espejos, así como una decoración abigarrada y, por supuesto, sillas de barbería, que son uno de los elementos más característicos que podemos encontrar en este tipo de negocios. En este artículo te vamos a hablar precisamente de estas sillas y de su evolución a lo largo del tiempo. Sigue leyendo si quieres conocer más datos al respecto.

¿Como era una silla de barbería antigua?

Como comentan los profesionales en barberías de Castilla y León, la barbería es una profesión que lleva realizándose desde los orígenes de la humanidad, primero utilizando herramientas toscas y rudimentarias y, con el paso de los milenios y de los siglos, utilizando herramientas cada vez más sofisticadas y depuradas para ayudar a los hombres a lucir presentables y controlar el crecimiento de la barba.

Por lo tanto, es uno de los oficios o profesiones más antiguos y, por supuesto, hasta nuestros días han llegado vestigios y escritos que nos hablan de esta labor a lo largo de la historia, tanto provenientes de las civilizaciones antiguas, como la egipcia, las mesopotámicas, la griega y la romana, pasando por las medievales y modernas hasta llegar a la época contemporánea.

Aunque en un principio las sillas que se utilizaban para cortar el pelo y la barba eran normales y no tenían nada en especial, con el devenir del tiempo, estas se fueron profesionalizando y añadiéndoles nuevas funcionalidades para poder facilitar esta labor. De hecho, aunque parezca curioso e incluso extraño, en la Edad Media ya existían sillas de cirujanos barberos especializadas, ya que ambas profesiones confluyeron en una sola.

Esto se debía a que los barberos, además de arreglar el pelo y la barba, también se encargaban de realizar ciertas cirugías dentales, tales como extracciones de dientes y muelas. Ahora bien, con el tiempo se dieron cuenta de que ambas profesiones eran incompatibles debido a la alta transmisión de infecciones y enfermedades que tenía lugar por mezclar ambas actividades en el mismo lugar.

¿Cómo es una silla de barbería clásica?

como es una silla de barberia clasica

Cuando entre el siglo XVIII y XIX la profesión del barbero empezó a separarse de la de cirujano por cuestiones de higiene y salubridad, surgieron las sillas de barbería cómodas que todos conocemos. La estética de las barberías dejó de ser algo lúgubre —y que daba bastante miedo— para ser un lugar más cómodo en el que socializar y se transformaron todas las piezas del mobiliario para actualizarlas a la nueva demanda.

Asimismo, los utensilios de barbería y de corte de cabello empezaron a ser más específicos para realizar el estilo de los clientes que acudían a estos negocios. Entre estos utensilios, se fueron introduciendo las primeras sillas de barbería profesionales de la historia, que se caracterizaban por estar elaboradas con partes metálicas y que solían contar con asientos y respaldos acolchados con cuero natural rellenado con espuma.

La primera patente de silla de barbería clásica de la historia

Nos encontramos en pleno auge de la burguesía, donde empieza a extenderse la moda de llevar barba y bigote. Precisamente, fue a finales del siglo XIX, concretamente en 1878, cuando una empresa llamada Archer Company, ubicada en Saint Louis, patentó el primer sillón reclinable con reposapiés de la historia.

La primera silla de barbería clásica a la venta

Este fue el primer modelo de muchos otros que llegarían después de la mano de muchas otras empresas, como Koch Company, que fue la primera en lanzar a la venta este tipo de silla de barbería clásica introduciendo bastantes novedades y solucionando algunos de los problemas que presentaba el primer modelo e introduciendo materiales de mejor calidad.

Estas ya eran capaces de reclinarse y proporcionar el máximo nivel de confort a los clientes de las barberías profesionales. No obstante, su limitación principal era que no podían subirlas y girarlas con el cliente sentado o tumbado, sino que debían girarse a mano hasta alcanzar la altura deseada para recortar el pelo y las barbas.

El modelo ajustable con palanca de Ernest Koken

Ahora bien, otra de las variedades de sillas de barbería que demuestran su evolución a lo largo del tiempo es el modelo que presentó el alemán Ernest Koken, que presentó, en el año 1906 un prototipo que permitía ajustar la altura únicamente utilizando una palanca, por lo que ya no era necesario hacerlo a mano ni pedirle al cliente que se levantara para ajustar la silla. Es lo que se conoce como el mecanismo de palanca hidráulica.

En la actualidad su invento se sigue utilizando en todo tipo de industrias, en las sillas de ordenador y, por supuesto, se siguen utilizando en las sillas de barbería en la actualidad. En un principio el modelo de Koken era, económicamente, muy caro, pero, con el paso del tiempo, otras empresas empezaron a fabricar otros modelos utilizando materiales más económicos lo que hizo que su precio se fuera reduciendo con el paso de los años. De esta manera, los peluqueros y barberos profesionales ya no tenían que moverse y rodear al cliente para cortar el pelo y la barba, sino que podían rotarlos con un simple movimiento para facilitar el trabajo.

¿Cómo son las sillas de Barberia profesionales actuales?

como son las sillas de barberia profesionales actuales

A finales del siglo XX y comienzos del XXI vivimos un periodo en el que se puso de moda que los hombres fueran rasurados, por lo que, durante algunas décadas, el negocio de las barberías entró en declive. Sin embargo, desde el 2010 esta moda pasó de largo y volvió a valorarse el cuidado del vello facial y el hecho de que los hombres lucieran una barba bien cuidada para aportar estilo y mucha personalidad.

Gracias a ello, las barberías han regresado para quedarse y, por supuesto, la silla reclinable de barbería profesional también está de vuelta. En la actualidad, podemos encontrar modelos mucho más actualizados y sofisticados, más ajustados a un estilo minimalista.

No obstante, en la mayoría de los casos, podemos encontrar modelos de corte clásico que recuerdan a los primeros modelos que se empezaron a vender, pero con las últimas tecnologías para proporcionar la máxima comodidad tanto al cliente como al barbero. Estos últimos, son ideales para aquellos profesionales que quieren darle a su barbería un aire vintage y rústico, tanto en color marrón clásico como negro o gris, lo cual es, sorprendentemente, bastante frecuente.

Para terminar, podemos decir que, si quieres abrir tu propio negocio y te preguntas cuánto cuesta una silla de barbería, debes saber que su precio depende de la calidad de los materiales. Puedes encontrarlas muy sencillas y prácticas de acero y metal con acolchados relativamente confortables hasta modelos con acabado dorado y acolchados de cuero. Dependiendo del aire que quieras darle a tu local, puedes encontrar en el mercado modelos desde poco más de 200 euros hasta modelos cercanos a los 3.000 euros. Los de estilo clásico suelen ser los más caros en comparación con los de estilo moderno.

Comentarios

No hay Comentarios

Dejanos tus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *